Convento Santa Teresa, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Ver mapa (Pulsa para desplegar el mapa)

El estratégico enclave de Sanlúcar, en el puerto natural que forma la desembocadura del río Guadalquivir, atrajo desde tiempos muy remotos a marinos comerciantes que realizaban intercambios comerciales con los pueblos de este entorno geográfico.

El origen del primer asentamiento de Sanlúcar viene auspiciado por la construcción de un templo en época fenicia dedicado a Astarté. Restos de este templo se han hallado en el complejo dunar llamado La Algaida, hoy ‘Parque Natural de Doñana’.

Ya en época histórica se tienen datos de la existencia de una fortaleza musulmana denominada ‘El Castillo de las Siete Torres’ que defendía la desembocadura del Guadalquivir. Guzmán el Bueno toma posesión de dicha fortaleza y de la villa en 1297 como donación del rey Sancho IV por sus servicios durante la Reconquista. Desde este momento y hasta 1640 los Guzmanes ostentaron el señorío de la Villa, siendo sus descendientes los Duques de Medina Sidonia.

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, Sanlúcar se convierte en un puerto de referencia, partiendo Cristóbal Colón en su tercer viaje y Magallanes en el primer viaje de circunnavegación, entrando en el estado de mayor apogeo económico de su historia, gracias al fomento de la actividad comercial entre América y el puerto de Sevilla, propiciada por los Duques de Medina Sidonia.

En la primera mitad del siglo XVII los Duques de Medina Sidonia pierden el señorío de la ciudad y Sanlúcar entra a formar parte de la Corona comenzando aquí un largo declive que se agrava con el paso de la Casa de Contratación a Cádiz, viéndose excluida así de la ruta comercial con América, perdurando este declive hasta el siglo XIX en que la ciudad se ve favorecida por Godoy, llegando a ser capital de una provincia que comprendía, por el litoral Atlántico, desde Ayamonte hasta Rota y por el interior hasta la ciudad de Lebrija.

En cualquier caso, es la llegada de los Duques de Montpensier uno de los hitos más representativos del esplendor de la ciudad en el siglo XIX. Habiendo creado su corte en Sevilla, decidieron residir en Sanlúcar de Barrameda en las temporadas estivales, construyendo al efecto un bello palacio romántico. Comenzaba así, de nuevo, un florecimiento de la vida social de la ciudad, construyéndose bellas casas de veraneo y organizándose cada año un entretenido ciclo festivo que culminaba con las carreras de caballos en la playa, acontecimiento que perdura hasta la actualidad.

 

 

 

Dirección:

Calle Descalzas, 1, 11540 Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, España

Teléfono:

+34 956 360 805

Enlace:

https://federacionvirgendelcarmen.wordpress.com/conventos/barrameda/

Correo Electrónico:

karmelosanlucar@hotmail.com

Horario de Visitas:

Visitas: Sábados 13.00

MISAS:

Invierno

  • Lunes a Viernes Laborables:  09.00 L, M, X, J, V                                                                                                                                             19.30 L, M, X, J, V
  • Vísperas:                                      19.30
  • Festivos:                                       09.30                                                                                                                                                                12.30                                                                                                                                                                 13.30                                                                                                                                                               19.30

Verano


El Convento de las Carmelitas Descalzas se comenzó a construir en el año 1669 y se inauguraba el día doce de octubre de 1675. De estilo manierista, se realizó con las donaciones de familias de Sanlúcar de Barrameda. El convento ocupa casi una manzana de proporciones rectangulares, con la entrada por la calle del mismo nombre.

Las sencillas fachadas exteriores conforman un espacio singular en el entorno del Barrio Alto, tiene la portada decorada con hornacina superior con los anagramas de Jesús y María a sus lados, arco de medio punto y frontones partidos. Tras ella el torno, decorado con zócalos de azulejería sevillana del siglo XVII, y sobre él una pintura que representa al profeta Elías. En la clausura destacan tres patios, el jardín y un sencillo pozo entre los arriates de arbustos y plantas. Las dependencias conventuales constan de un austero refectorio con bancos de mampostería y púlpito para las lecturas, locutorios, las celdas de las hermanas, Iglesia, coros, sacristía, sala de recreación, biblioteca,…

En el interior se hallan interesantes obras artísticas, pinturas, una exposición de arte sacro y el Retablo Mayor de la Iglesia, de estilo barroco, realizado por Pedro Relings. Igualmente, interesantes son los dos coros, que se abren a la iglesia en la Capilla Mayor. Junto a la reja del coro, se ha situado la cratícula para la comunión de las religiosas. Está decorada con vivos colores y fue realizada a finales del siglo XVIII.

La Biblioteca de la Comunidad guarda importantes obras literarias y, entre ellas un gran tesoro, el Códice de Barrameda, manuscrito que recoge la obra poética de San Juan de la Cruz y único con anotaciones manuscritas del santo, así como una carta de Santa Teresa de Jesús.