Profunda alegría de una joven clarisa durante la Primera Misa de su hermano

“¡En el momento en el que vi a Juan consagrar con sus manos el pan y el vino no pude contener las lágrimas!” ¡Cuán profunda debe ser la alegría de este corazón enamorado de Cristo que ve por primera vez cómo su hermano convierte el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor!

Por Blanca de Ugarte

Sor Nazaret habita desde hace cinco años en el Monasterio de Santa Clara de Palma de Mallorca. Este Tercer Domingo de Adviento, en la Catedral, a tan solo seis minutos a pie de su casa, su hermano Juan Bausá ha sido ordenado sacerdote en una solemne ceremonia oficiada por el Señor Obispo, Don Sebastià Taltavull. Este domingo Guadete ha sido seguramente el domingo más alegre en la vida de Sor Nazaret y de toda su familia. La joven clarisa, acompañada por su comunidad de Hermanas Pobres de Santa Clara, pudo seguir la ordenación de su querido hermano en directo, a través del canal de YouTube de la Catedral. Comenta Sor Adoración, su madre abadesa, que buscaba a sus padres y hermanos en los primeros bancos, pero las cámaras no los enfocaban. Al día siguiente pudo verlos y estar con todos ellos para compartir un día muy esperado, el día de la Primera Misa de Juan.

Júbilo

Era el momento y el lugar. Lunes de la tercera semana de Adviento en la iglesia del Monasterio de Santa Clara de Palma. La alegría viva del domingo se intensifica este mediodía lluvioso de diciembre. Se cuidan todos los detalles y gestos de esta Primera Eucaristía que contó con la participación de toda la familia, incluido la del sobrino del celebrante que, con poco más de dos años, llamaba a su tío “guapo” al verle con la casulla. “¡Las monjas están encantadas! ¡Llevan semanas preparando la Primera Misa de Juan!”, me comentaba hace unos días su madre, Margarita Puigserver.

Sor Nazaret es la sacristana del templo. Ella es quien ha preparado los libros litúrgicos, los ornamentos y todo aquello necesario en la celebración de la Primera Misa de su hermano. La patena de plata ha sido diseñada y labrada por ella. Su madre al enterarse la mira admirada. Se le cae la baba. No es para menos.

Juan y Margarita, dos de sus cuatro hijos han entregado su vida a Dios. Juan es para la actual Sor Nazaret su hermano y mejor amigo. El fue quien la llevo a conocer a las monjas de Santa Clara y quien ahora consagra allí el pan y del vino.

Agradecidos y privilegiados

“¡No hay palabras que puedan expresar lo que he sentido!”, cuenta el padre de los dos jóvenes consagrados, Vicente Bausá, en su perfil de Instagram. “Realmente ha sido un día muy especial. Ver con mis propios ojos que las manos, ayer consagradas, de Juan convertían, lo que era pan de trigo en el Cuerpo de Cristo y lo que era vino de uva en la Sangre de Nuestro Señor… ¡Este es el misterio de Nuestra Fe!”

Este lunes de Adviento ha sido un día de viva alegría, de “gran agradecimiento a Dios”, como indica Juan. Una alegría manifestada con signos exteriores, litúrgicos casi todos. El incienso, que expresa reverencia y oración de alabanza a Dios, perfumó más allá de la iglesia las calles cercanas al monasterio. La música y las voces de las Hermanas Clarisas aportaron más belleza si cabe a una ceremonia en la que todos nos hemos sentido privilegiados al ver cómo la vocación sacerdotal de Juan, de 27 años, y la vocación a la vida contemplativa de su hermana Sor Nazaret, de 23 años, nace y vive de un encuentro con el Señor en la Eucaristía.

Saber más

Testimonio de Margarita Bausá, hoy Sor Nazaret, horas antes de entrar en el monasterio:

YouTube video

Testimonio de Margarita Bausá siendo todavía postulante. 

“Barririto azul”, “Barrilete rojo” y “Barrerito y barrilete ¡Los amigos!”, tres libros de cuentos escritos por Vicente Bausá e ilustrados por las Hermanas Pobres de Santa Clara de Palma.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.