Sor Chiclana

Como en gran parte de las familias españolas, el Covid-19 se ha colado por la parte de atrás. Unas veces —las más tristes— para llevarse a miles de personas y otras, para hundir economías… las de las monjas también.

El convento de Jesús Nazareno fundado en 1666 por la Venerable Hermana Antonia de Jesús, también sufre sus consecuencias. Su subsistencia siempre ha ido ligada a la venta de Tortas de Almendra. Estas tortas, a su vez, se han convertido en el dulce típico de Chiclana. Una receta exquisita de reminiscencias morunas: almendra, huevo, canela, cabello de ángel… son algunos de sus ingredientes, y por supuesto, siempre debe quedar jugosa.

Las agustinas son unas monjas muy queridas por los chiclaneros, quienes tienen costumbre de confiarles sus alegrías y sus penas. Cada susurro en el torno y cada visita al locutorio hacen que el visitante regrese a su vida cotidiana con un poco más de paz. Cariño que es recíproco, ya que a diario desde hace décadas, las Hermanas reparten a los más pobres un bocadillo y una botella de agua con el fin de ayudar.

Este año ante las dificultades de venta derivadas de la pandemia, varios hosteleros de la zona, muchos de ellos propietarios de restaurantes de renombre, tomaron la decisión de ayudar al sostenimiento económico del convento desde sus cocinas. Proyecto que no tardó en ver la luz, contando incluso, con el apoyo del ayuntamiento. Es así como en una época de necesidad, surgen ideas colaborativas como “Sor Chiclana” , un postre en el que la base es la famosísima torta de las monjas.

Cada restaurante ha dejado volar su imaginación dando lugar a una gran variedad de exquisitos postres adaptados a la temporada. De esa manera, una receta que nació dentro de los muros de un convento se ha convertido en una joya gastronómica que mezcla historia, tradición e innovación, y que atrae a cientos de turistas que visitan la ciudad. Proyecto que ha tenido una amplia acogida y que también proporciona al “chiclanero de siempre” distintas variedades de “Sor Chiclana”.

Con esta propuesta en las cartas de los distintos restaurantes, la venta de las tortas de almendra ha vuelto a reactivarse, incluso desde algunas tiendas ayudan a venderlas sin incrementar su precio… ¡y es que en Chiclana hay muy buena gente! Y por sus monjas ¡lo que sea!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *