Sor María de Gracia, una mística de nuestro tiempo

Este tercer miércoles de Adviento los participantes en el XVI encuentro en torno al claustro recibieron un regalo: la oración de Sor María de Gracia, una mística de nuestro tiempo. Esta monja jerónima quiso compartir a través de la pantalla su lectio divina del día: 14 de diciembre de 2022. Desde el Convento de Santa Marta, realizó una profunda y auténtica lectura orante a Dios que le permitió unirse virtualmente a todos los hermanos conectados desde distintos lugares de España y del mundo: Bolivia, Perú, Chile…

La Palabra de Dios es alimento para esta maestra de la contemplación, con la Palabra de Dios aprende, ama y vive. Sor María de Gracia es autora de un libro, Tu palabra me da vida (editorial Almuzara), donde ofrece la lectio divina para todo un año litúrgico. Su experiencia de Dios es sencilla y profunda gracias al contacto con la Palabra Dios. Quienes tienen la oportunidad de escucharla a través de este vídeo pueden en este Adviento prepararse para adentrarse en el misterio del Nacimiento de Nuestro Salvador, Jesucristo, el Hijo de Dios.

YouTube video

 

Lecturas del día

Miércoles 14 de diciembre de 2002

Primera lectura
Lectura del libro de Isaías 45, 6c-8. 18. 21b-25

«Yo soy el Señor, y no hay otro,
el que forma la luz, y crea las tinieblas;
yo construyo la paz y creo la desgracia.
Yo, el Señor, hago todo esto.
Cielos, destilad desde lo alto la justicia,
las nubes la derramen,
se abra la tierra y brote la salvación,
y con ella germine la justicia.
Yo, el Señor, lo he creado».
Así dice el Señor, creador del cielo
—él es Dios—,
él modeló la tierra,
la fabricó y la afianzó,
no la creó vacía,
sino que la formó habitable:
«Yo soy el Señor, y no hay otro.
—No hay otro Dios fuera de mí—.
Yo soy un Dios justo y salvador,
y no hay ninguno más.
Volveos hacia mí para salvaros,
confines de la tierra,
pues yo soy Dios, y no hay otro.
Yo juro por mi nombre,
de mi boca sale una sentencia,
una palabra irrevocable:
Ante mí se doblará toda rodilla,
por mí jurará toda lengua»;
dirán: «Sólo el Señor
tiene la justicia y el poder».
A él vendrán avergonzados
los que se enardecían contra él;
Con el Señor triunfará y se gloriará
la estirpe de Israel».

 

Salmo de hoy
Sal 84, 9ab-10. 11-12. 13-14 R. Cielos, destilad desde lo alto al Justo, las nubes lo derramen.

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz
a su pueblo y a sus amigos».
La salvación está cerca de los que lo temen,
y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.

La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo. R/.

El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
y sus pasos señalarán el camino. R/.

 

Evangelio del día
Lectura del santo evangelio según san Lucas 7, 19-23

En aquel tiempo, Juan, llamando a dos de sus discípulos los envió al Señor diciendo:
«¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?».
Los hombres se presentaron ante él y le dijeron:
«Juan el Bautista nos ha mandado a ti para decirte: “¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?”».
En aquella hora Jesús curó a muchos de enfermedades, achaques y malos espíritus, y a muchos ciegos les otorgó la vista.
Y respondiendo, les dijo:
«Id y anunciad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres son evangelizados. Y ¡bienaventurado el que no se escandalice de mí!».

 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La lectio divina de Sor María de Gracia del 14 de diciembre 2022

 

+En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo+

Mi Amado, los claustros, la presencia del Dios que me acompaña…
La canción que guía mis pasos hacia el coro y brota de mi alma
Para llenar mi día en su comienzo, me alegra la gracia y la esperanza.

Señor, aquí estoy para escucharte y llenarme de tu vida.
“Voy a escuchar lo que dice el Señor, Dios anuncia la paz” (Sal 84, R/ de hoy)
Me gustaría, Señor, gritar a los hermanos lo hermoso que es vivir de tu gracia.

Gracia que nos envuelve a todos cuando nos abrimos a ella y la acogemos.
Gracia que me universaliza y me canta asomada yo a su misterio..
Gracia nueva y disponible, cielos destilan rocío, viene el Señor que esperamos.

“Voy a escuchar lo que dice el Señor” ¿Qué me dice?
Abre los ojos y mira: Todo lo hago nuevo. Me encanta mirar, Señor.
Te veo venir y espero. Tu bendición se aproxima.

“Id y anunciad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven,
los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen
Los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la buena noticia” Lc 7, 19-23)

¡Dios nos ama! Tomó nuestra carne, nos conoce de cerca.
Por eso se dedicó a curar, enfermos, dio vista a los ciegos, oído a los sordos…
Resucitó muertos, limpió leprosos y a los pobres les anunció la Buena Noticia.

A Jesús le interesan los pobres, los que nadie quiere y margina.
Y esto es lo que sigue haciendo a través de los siglos:
A quien se deje tomar por Él, primero lo cura y después lo introduce en el Reino.
Como Dios tomó nuestra carne le interesa curarla porque es suya, creo yo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.